lunes, 5 de julio de 2010

Las bromas pesadas son peligrosas.

Muchos de ustedes habrán odio hablar o habrán visto en las películas los bravos caballeros antiguos que se lanzaban solos por los caminos para demostrar su valor y la fuerza de su brazo. Salían a buscar el peligro, a crea disturbios. Desgraciadamente dentro de nuestra organización tenemos también unos pocos caballeros andantes que bravamente arriesgan sus cuellos y los de sus vecinos todos los días. Pero aquellos caballeros antiguos tenían una razón para hacer eso, querían hacer un mundo mejor. Pero los que tenemos aquí solo lo hacen par lograr unas cuantas carcajadas.

Ya ustedes saben a que clase de tipos me estoy refiriendo. Para lograr una carcajada de los compañeros o para ganarse una sonrisa de una chica se harán los tontos o trataran de poner a otro en ridículo.

Se usa mucho molestar a los recién entrados. Se les hace toda clase de trampa, para hacerles pagar la novatada. Eso es, en realidad, una cosa cruel. Casi todo hombre recién instalado en su trabajo esta un poco confuso, todo es nuevo y raro para el, es fácil ridiculizarlo. Es el momento en que necesita una mano que lo guíe, alguien que lo ayude. No se de donde sacan algunos cierto placer en bromear con la gente nueva. No lo entiendo. Deben tener una mente cruel y hay una palabra para esa clase de mentes: sadismo. Sádico es un hombre que goza del sufrimiento de los demás. No es bonito, pero así es.

Hay otros que gozan quitándole el asiento a un compañero. Esto es muy peligroso no solamente porque el perjudicado puede sufrir un golpe en el extremo inferior de la espalda que es muy sensitivo, sino porque puede causar una reacción de parte del afectado que termine en tragedia para el mal aventurado bromista.

Otros tienen el buen sentido de dejar sus bromas para las horas fura de trabajo, pero las hacen en los vestidores, ,o en el baño. Luchan , se hacen cosquillas, con la mejor intención del mundo de divertirse un poco, pero olvidan que esto puede causar un resbalón, un golpe, que puede resultar en un brazo o una pierna partidas.

Quienes dirigen el trabajo y tienen sentido de seguridad no pueden aprovechar esta clase de diversiones, ,porque pueden traer muchas lesiones. Los trabajadores que tienen conciencia de seguridad, tampoco pueden recibir complacidos esta clase de juegos. Las chanzas pesadas y la seguridad no se mezclan. La seguridad es un negocio muy serio, salva vidas y previene el sufrimiento, mientras que esa clase de chanzas, esos juegos de manos son anticuados e inseguros.

El punto es este: en la planta todo es trabajo y nada de juego. Tiene que ser así si queremos que ella sea un lugar seguro. Así que dejemos los chistes, las bromas pesadas, los juegos de manos para quienes viven y ganan dinero con ello entreteniendo a la gente, haciéndonos reír en los asientos de los teatros, o en el cómodo sofá de nuestra casa donde estamos seguros.

No ejecute bromas de mal gusto, juegos de manos peligrosos!

No le haga el juego a ningún bromista!

Si no le presta ninguna atención porque no lo mira o no lo ve, debido a que ha estado allí tanto tiempo, también se están exponiendo a un accidente.

No prestarle atención al aviso por cualquier motivo, operar la maquina sin guardas, significa exponerse a la oportunidad de un accidente grave.

Si ustedes son gente que les gusta vivir peligrosamente, no lo hagan. Hay otros que pueden sufrir por culpa suya.

Hay una buena razón para la colocación de cada aviso. Esto lo saben ustedes también como lo se yo. Tiene que haberla, de otra manera la Gerencia no tiraría plata en avisos.

Los avisos se han puesto donde están para evitarles un accidente, una lesión. Este es su verdadero sentido.

1 comentarios:

Henry Vicente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario